Insecticidas caseros – Florería Don Ángel Gastélum

Mantener tus plantas saludables y hermosas es importante por eso hay que prevenirlas de las plagas mediante insecticidas y mucho mejor si son elaborados por ti, ya que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, los insecticidas y su derivados son muy tóxicos para la salud, además de contribuir al deterioro de la atmósfera y la biodiversidad. Por ello te compartimos insecticidas que puedes crear tu [email protected] en casa.

Aceite Vegetal y Jabón Líquido

Mezcla una taza de aceite con una cucharada de jabón y revuelve hasta tener una mezcla homogénea. Colócalo en un atomizador añadiendo un cuarto de agua por cada dos cucharaditas de tu mezcla. Y listo, cubre tus plantas afectadas.

Atomizador de ajo

Para elaborar este insecticida necesitarás dos cabezas enteras de ajo. Licualas con un poco de agua y deja reposar la mezcla durante la noche. Vacía el líquido en un envase pequeño, añade media taza de aceite vegetal, una cucharadita de jabón líquido y suficiente agua hasta llenar el envase. Usa un cuarto de agua por cada taza de la mezcla y colócalo en el atomizador para rociar a tus plantas.

Ajenjo

El ajenjo repele a las plantas por la absintia, un componente que le da su particular amargura y olor que no le agrada a los insectos. También puedes dejar un buen puñado de ajenjo machacado en un litro de agua durante ocho días, colarlo y después vacía en un atomizador para rociar a tus plantas (su característica amargura las proveerá de una protección natural sin dañarlas en absoluto).

Aceite cítrico y pimienta roja

Esta mezcla funciona estupendamente con las hormigas, que muchas veces invaden jardines y cocinas. Sólo tienes que mezclar diez gotas de aceite cítrico esencial (que puedes conseguir en tiendas de esencias o especializadas en masajes) y una cucharadita de pimienta roja en una taza de agua tibia. Vacíalo en un atomizador y rocía. Puedes aplicarlo también en los caminos que forman las hormigas para evitar que pasen por ahí.

Bicarbonato de Sodio

Útil para todo, en tu jardín no será la excepción: el bicarbonato de sodio te ayudará a eliminar y/o a prevenir la aparición de hongos, mismos que no sólo infestan los cultivos del campo, sino que pueden atacar también nuestros pequeños cultivos caseros debido al riego excesivo o a la poca luz solar. Para evitarlos o contrarrestarlos sólo tienes que diluir dos cucharadas de bicarbonato en un litro de agua y rociar con un atomizador las zonas afectadas dos veces al día. Aplica bicarbonato también a la tierra para evitar la reaparición de hongos, que pueden ser insistentes.

¡Ahora a poner manos a la obra y adiós plagas!
A %d blogueros les gusta esto: